La energía solar fotovoltaica consiste en el aprovechamiento de la radiación del sol para convertirla directamente en electricidad.

La captación de la radiación y su transformación se realizan a través de placas solares fotovoltaicas que pueden estar aisladas del sistema eléctrico y servir para autoconsumo (por ejemplo para dar subministre a refugios, casas de campo, instalaciones ganaderas, sistemas de comunicación, etc) o bien conectadas a las redes eléctricas por tal de aportar electricidad a la distribución general.

En nuestro país tenemos la ventaja de gozar de una climatología que nos permitiría hacer de este tipo de energía una fuente importante.

energia fotovoltaica